Cambiar la bañera por ducha

Cambiar la bañera por ducha es una de las reformas más demandadas habitualmente para los cuartos de baño. Se trata de una obra no muy complicada que puede estar lista en un par de días o tres como mucho, si todo va bien. Como se suele decir «se tarda más en pensarlo que en hacerlo». Por tanto, lo que tira para atrás a mucha gente no es la complejidad de las obras, ni su duración, sino el desconocimiento del coste.

Las personas cambiamos mucho a lo largo de la vida; lo hacemos en cuanto a gustos, por ejemplo. Por eso tal vez ya no te termina de convencer tu vieja bañera y quieres probar una de esas llamativas duchas de obra, o bien la bañera del piso que acabas de adquirir no encaja en los planes que tenías para tu cuarto de baño. No obstante, la razón principal para cambiar la bañera por ducha suele ser la seguridad. Lesiones, incapacidades, embarazos o la edad son circunstancias que te obligan a mirar por tu bien y transformar tu casa en un lugar más accesible y libre de obstáculos. Con una ducha se evita tener que salvar el escalón a la hora de lavarse y es más difícil resbalarse. Definitivamente la ducha es la opción más accesible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top