Formas ideales de colocar azulejos con estilazo

Tener un cuarto de baño, una cocina o un salón con azulejos divinos no depende solo del precio. La forma en la que se colocan (¡sí, existen varias!) puede ser la clave para que digas «¿ves cómo valía la pena meterse en una reforma?» y cosechar una legión de seguidores en las redes.

Pero, además, están los diferentes acabados: mate, satinado, brillo… y la forma en la que se terminan. Ahí tienes los biselados, como los famosos azulejos tipo metro, que se rematan con un bisel —un corte oblicuo en los bordes— para que, al instalarlos, la pared gane profundidad y se perciba más dinámica.

Junta corrida horizontal. Es idéntico a la junta corrida vertical, pero con las piezas tumbadas. Ideal para que el ambiente parezca puro orden.

Formatos triangulares. Quedan espectaculares cuando son triángulos equiláteros que se unen por los lados. Para que el efecto quede más impactante, anímate a combinar colores que contrasten.

Espina de pez. Una manera de colocar los azulejos fácil de recordar, tanto por su forma como porque has visto mil veces su patrón en los suelos de parqué. Las piezas se instalan inclinadas de manera que formen una V.

Formatos en función de la zona. Una instalación que triunfa es la que combina diferentes piezas y formas de colocarlas para delimitar ambientes en un mismo espacio. ¿El requisito imprescindible? Que los colores sean armónicos entre sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top