Ideas para decorar tu jardin

Cuando contamos con un espacio pequeño, nuestra actitud puede hacer que la vida entre en el patio haciéndolo mucho más grande que lo que es: si no en tamaño, sí en ganas de vivir y de convertirse en una zona de la casa que insufle de energía y vitalidad al resto de la casa. En nuestra mano está hacer de nuestro patio una muestra representativa del resto de la casa. En este ejemplo de decoración el gran acierto es el tono rosa de las paredes, que hace inolvidable este espacio, potenciado por el flamenco del fondo que da sentido a todo. Y, cómo no, con hamaca que preside el patio, porque sí, todo patio debería tener, por lo menos, una hamaca. Pero, atención, cuando el patio es interior, añadir plantas es de obligado cumplimiento.


Entre todos los muebles que podemos incluir en nuestro patio, si es exterior es muy recomendable que aporten luz y que al mirarlos seamos conscientes de que nos transmiten buenas sensaciones. Un sofá con dosel es perfecto, porque sus telas iluminan el espacio, son como velas de un barco que zarpa con buen humor y genera un estado de ánimo contagioso a su alrededor. Los sofás con dosel son una genial idea para permanecer a salvo del sol en las horas más tórridas y para escuchar el dulce golpe de la brisa cuando el solo se despide en las últimas horas de la tarde.

Una solución muy agradable para minimizar el efecto del sol sobre el patio es instalar toldos muy sencillos, a base simplemente de unas telas que cubren el espacio, sin mayor estructura ni sofisticación. Menos es más en este aspecto, pues el toldo es, en sí mismo, una forma de acotar el espacio y de unificar un entorno que, sin él, podría ser simplemente una zona de paso entre el interior de la casa y la cerca del exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top